SUPLEMENTOS, ANABÓLICOS Y ESTEROIDES
  Home
 


 



EN ESTA PÁGINA, PODRÁN ENCONTRAR TODO LO QUE NECESITEN SABER DE SUPLEMENTOS Y ANABÓLICOS, ESTEROIDES etc....

anabolizantes.
 
 
Introducción
 
Para situarnos en el tema que nos ocupa en el presente artículo debemos comenzar por definir que es un esteroide anabolizante y conocer sus propiedades, así como sus efectos secundarios a corto y largo plazo. Pero antes de entrar en materia, permitidme que haga unas reflexiones. Toda persona que se esté planteando consumir una droga debe, al margen de consideraciones legales o morales, estar debidamente informada de las consecuencias que puede acarrear su consumo y analizar honestamente si ha alcanzado el grado de madurez suficiente como para hacer un uso inteligente de dichas sustancias. Actualmente existe un debate abierto sobre la necesidad o peligrosidad de legalizar ciertas drogas con el fin de combatir el tráfico ilegal y con ello la delincuencia que genera dicho tráfico. Se dice que al hacerlo, las mafias que controlan el mercado de las drogas no podrían seguir operando y tendrían que abandonar su comercio, con lo que se salvarían vidas y se podría controlar mejor a los consumidores. Muchos son los argumentos que apoyan este tipo de medida, abaratamiento de la droga, con lo cual los adictos no tendrían que delinquir para conseguir el dinero necesario para su dosis; mayor pureza, con lo que se evitaría la adulteración con sustancias que son casi tan perjudiciales como la misma droga; administración controlada médicamente, con lo que podrían establecerse pautas de administración adecuadas y ofrecer programas de desintoxicación alternativos; control de los drogodependientes y con ello la posibilidad de orientarles hacia programas formativos que les capaciten para luchar contra la adicción, etc. Pero también se alzan muchas voces en contra de la legalización de las drogas, en su mayor parte movidas por el temor de que se pueda llegar a un uso generalizado de las mismas y ello termine por socavar los cimientos de la sociedad tal como la entendemos. La decisión que algunas administraciones adoptaron, hace años, de perseguir el libre comercio de anabolizantes ha situado estas sustancias al mismo nivel que otras drogas y ha generado un mercado negro que es controlado por las mafias de la droga. Las consecuencias de tal medida han sido evidentes, encarecimiento del producto, adulteración y en consecuencia mayor riesgo para la salud de los consumidores y tráfico a gran escala. Es cierto que algunas personas pueden consumir ciertas drogas de una forma controlada y que ello no afecta negativamente a sus vidas, pero muchos otros quedan enganchados para siempre. Mucha gente bebe vino cuando sale a cenar alguna noche, pero ello no le convertirá en alcohólico. Desgraciadamente, otras personas no poseen los mecanismos adecuados para gozar de un buen vino de forma esporádica sin sentir, con el tiempo, la acuciante necesidad de beberse dos litros diarios de vino barato. Los anabolizantes pueden ser considerados como una droga y como tal, también surge la duda a cerca de la necesidad u oportunidad de legalizar su uso en el ámbito deportivo, si bien, no todos los que los usan pertenecen a ese campo. Es cierto que algunos deportistas toman anabolizantes de forma esporádica con la intención de mejorar su rendimiento y que una vez finaliza su carrera deportiva no vuelven a consumirlos jamás. Pero no es menos cierto que muchos otros individuos ya no conciben el progreso atlético sin su uso, lo que conduce invariablemente al abuso. No es mi intención pronunciarme es ese sentido, aunque tengo mi propia opinión. Lo que voy a tratar en este artículo es mucho más sencillo y no debe ser tomado como una apología del uso de esteroides, sino como un intento por ofrecer una información lo más objetiva posible a cerca del uso y el abuso de dichas sustancias para que el usuario o todo aquel que esté pensando en utilizarlos por primera vez, tome conciencia de lo que puede suponer a nivel personal el consumo de una droga. Muchos pensaréis que estoy exagerando y que los esteroides no merecen entrar en la categoría de droga, pero por mi experiencia sé positivamente que muchos chicos que consumen anabolizantes están enganchados y ya no entienden el deporte sin su uso continuado. No se trata de una dependencia física, sino de tipo emocional o psicológico y es en este punto donde encontramos el nexo común con el resto de drogas que generan adicción. Actualmente, existen medios para eliminar del organismo todo rastro de una droga, concretamente se aplica un tratamiento de diálisis para limpiar la sangre y evitar el síndrome de abstinencia. Pero muchos drogodependientes lo son también por los factores ambientales que rodean su vida y su incapacidad para hacer frente a la realidad en que viven. Es por ello que algunos vuelven a consumir drogas al cabo de cierto tiempo a pesar de haber superado la adicción física.

¿Qué es un esteroide anabolizante?
Es un derivado sintético de la Testosterona que en condiciones normales, producen los testículos y es responsable de las características sexuales secundarias en el hombre: vello facial y corporal, voz gruesa, desarrollo y erección del órgano sexual, tendencia agresiva. A grandes rasgos, posee dos propiedades: anabólica y androgénica. La primera es la que aporta mejoras en los niveles de desarrollo muscular y en la fuerza y es por ello que algunos deportistas consumen estas sustancias buscando la mejora de sus marcas atléticas. La segunda ha quedado expuesta con anterioridad y se considera indeseable, en especial por parte de la mujer que desea beneficiarse de las propiedades anabólicas de los esteroides, pero no desea virilizarse.

¿Cómo actúa en el organismo?
En el caso de los esteroides orales, el trayecto que se sigue pasa primero por el tracto gastrointestinal hasta el hígado y luego el torrente sanguíneo. A partir de aquí, cada molécula sigue un camino distinto hacia los diferentes receptores situados en los músculos, los lóbulos del vello, las glándulas sebáceas, ciertas áreas del cerebro y ciertas glándulas endocrinas. Una vez el receptor a captado la molécula de esteroide, este complejo viaja hacia el centro de la célula o núcleo donde entrega su mensaje en el ADN. A continuación sigue un proceso que permite, en el caso del músculo, aumentar la síntesis proteica y la fuerza de la célula muscular. Debe entenderse que la optimización de dicho proceso dependerá, además, de otros factores como: intensidad del entrenamiento, aporte adecuado de nutrientes, descanso y la presencia de otras hormonas o drogas.

¿Qué efectos beneficiosos causa?
A parte del mencionado, también se produce un aumento en la síntesis de fosfato de creatina (CP), un compuesto nitrogenado esencial para la formación de ATP (adenosintrifosfato) una fuente básica de energía que permite la contracción muscular. Cuanto mayores sean las reservas de CP, mayor será la cantidad de energía disponible para el entrenamiento y más rápida será la recuperación, con lo cual podremos elevar la intensidad y duración del entrenamiento.
También se produce un significativo aumento del volumen sanguíneo que puede llegar hasta el 20% y que puede ser el responsable de una mayor congestión muscular cuando se entrena así como de un mayor aporte de nutrientes y elementos reparadores durante el reposo.
Otros efectos beneficiosos para el deportista de fuerza son: un aumento en la retención de nitrógeno, produciéndose lo que se llama balance positivo de nitrógeno y que es sinónimo de crecimiento muscular; un aumento de las reservas energéticas en forma de glucógeno, una auténtica reserva de energía esencial para el desarrollo de actividades que exigen grandes esfuerzos de corta duración; una disminución de los procesos catabólicos que son consecuencia de una hormona llamada Cortisol y que el cuerpo produce de forma natural para mantener el equilibrio celular. Ello se traduce en un estado anabólico aumentado y en consecuencia, se potencia el crecimiento muscular.

¿Qué efectos perjudiciales ocasiona?
Son varios los efectos indeseables de los esteroides anabolizantes y fundamentalmente están promovidos por la acción androgénica de los mismos. Podemos mencionar los siguientes:
Retención de agua. Muy común en la mayoría de usuarios y potencialmente peligrosa si alcanza cierto grado, ya que es causa de hipertensión. Para contrarrestar dicho efecto, se acostumbra a tomar un diurético. Es conveniente tomar la presión sanguínea cada 15 días.
Acné. También es frecuente entre los usuarios con predisposición a padecer dicho trastorno y que consumen esteroides altamente androgénicos. Lo peor de todo es que con el tiempo quedan cicatrices que deterioran gravemente la piel ofreciendo un aspecto poco estético. En ocasiones, se ven afectadas amplias áreas del pecho y la espalda. En el caso de que se observe una especial tendencia a padecer esta afección, deberán evitarse los esteroides con altas propiedades androgénicas y someterse a un tratamiento cosmético y farmacológico bajo la supervisión de un experto.
Ginecomastia. Se trata del crecimiento anormal de las glándulas mamarias en el varón y que es consecuencia de una elevación acusada de los niveles de estrógenos. Dicha elevación es debida al consumo de esteroides que aromatizan, o sea que son susceptibles de transformarse en estrógeno dentro del organismo. Si se observa este efecto adverso, debe suspenderse inmediatamente el consumo del esteroide ya que a largo plazo los efectos son irreversibles. Llegado el caso se hace necesaria la extirpación quirúrgica de las glándulas mamarias. Algunos usuarios intentan combatir la aparición de ginecomastia mediante la ingestión de sustancias antiestrogénicas.
Atrofia testicular y azoospermia. Los órganos encargados de producir testosterona son los testículos y si dicha hormona es aportada desde el exterior, no será necesaria la función testicular y en consecuencia se producirá una atrofia progresiva de dichos órganos. Este fenómeno es, en principio, reversible y no supone un impedimento para mantener relaciones sexuales. La producción de espermatozoides también experimenta un notable descenso, pudiendo llegar, al cabo de pocas semanas, hasta la esterilidad total. Este fenómeno también es reversible y puede minimizarse mediante una terapia hormonal adecuada.
Hepatitis colostática. Inflamación del hígado con alteración de la función hepática que se refleja por un aumento de las enzimas hepáticas llamadas transaminasas. En un estadio inicial, los síntomas son poco acusados, pero con el tiempo puede producirse ictericia, cansancio elevado y pérdida de peso. Lo más adecuado es someterse a análisis periódicos de las funciones hepáticas.
Agrandamiento de la próstata. El uso continuado de esteroides se ha asociado al agrandamiento benigno de la próstata que en principio no trae mayores complicaciones, pero si el usuario sufre una neoplasia prostática sin saberlo, puede acelerar el proceso de forma fatal. Se imponen revisiones médicas por lo menos una vez al año.
Calvicie prematura. Ocurre con los esteroides que poseen un alto ritmo de conversión en dihidrotestosterona y puede darse tanto en hombres como en mujeres de forma irreversible, en especial si se posee una especial predisposición a la calvicie.
Virilización. En el caso de las mujeres puede producirse un aumento del vello facial y corporal, acentuación de los rasgos masculinos y modificación anatómica de la laringe, con lo que la voz se endurecerá. Estos efectos pueden resultar permanentes aunque se suspenda la administración de esteroides.

Dosificación y frecuencia de administración
Una de las cuestiones que suscitan más interés en el futuro usuario de esteroides es la relacionada con la planificación de los ciclos, dosis y frecuencia en el uso. Si nunca habéis consumido esteroides, una buena medida es comenzar con un solo producto y tomarlo a dosis terapéuticas durante un corto espacio de tiempo que puede prolongarse durante cinco o seis semanas. De esa forma podréis conocer mejor sus efectos y minimizar al máximo los efectos indeseables. Muchos usuarios creen que cuanta mayor sea la cantidad consumida, mayores serán los efectos en términos de crecimiento muscular, pero no es así. El cuerpo se habitúa a su presencia y a largo plazo no causan el mismo efecto que al principio. Llega un punto en que para obtener un mínimo efecto de crecimiento, deben consumirse grandes dosis de esteroides, con lo cual la relación beneficio-perjuicio se deteriora enormemente. Una vez hayáis comprobado los efectos de cada esteroide, podéis pasar a la siguiente fase que consiste en comprobar el efecto sinérgico de la asociación de dos o más esteroides. Igualmente, en este caso, tanto las cantidades como la duración del ciclo, deben ser las mínimas necesarias. En el momento que notéis que los progresos se ralentizan hasta el punto de ser poco relevantes, debéis suspender la toma y descansar unos meses. Desgraciadamente, la prisa por obtener resultados espectaculares y la inconsciencia de que hacen gala algunas personas conducen a situaciones que podríamos calificar como mínimo de irresponsables y absurdas. Nada puede sustituir al entrenamiento duro, la correcta alimentación, el descanso, la motivación y la constancia. Querer quemar etapas solo conduce al fracaso y en muchos casos a la enfermedad. La genética juega un papel esencial en todo proceso de mejora atlética y nada cambiará ese hecho. Existen individuos especialmente dotados para el desarrollo muscular que lograrán resultados espectaculares con ciclos moderados y en cambio, otros, estropearán su salud abusando locamente de los esteroides sin alcanzar jamás un buen nivel. Estas personas arrastran sus mediocres cuerpos de campeonato en campeonato despertando más pena que admiración y son un claro ejemplo de donde deben estar los límites a los que nunca se debe llegar.


Planificación de un ciclo
Comenzaré diciendo que todo lo que se sabe sobre como optimizar la toma de esteroides es producto del método ensayo-error y que no existen estudios científicos sobre esta cuestión, lo cual es lógico, puesto que ningún centro deportivo o científico está interesado en gastar dinero para averiguar algo que no tendrá jamás aplicación legal. Dicho esto, si observamos las diferentes formas en que los usuarios expertos ciclan el consumo de esteroides, veremos que existen unos patrones básicos que detallaré a continuación:
Pirámide creciente. Consiste en aumentar progresivamente la cantidad de anabolizantes a lo largo de ocho o doce semanas. Se basa en el hecho de que el organismo se adapta al principio activo y los efectos anabólicos son cada vez menores. Tanto el límite como la combinación de los diferentes principios activos los decide el usuario. Al finalizar el ciclo debe seguirse una terapia hormonal para reactivar las funciones normales del organismo a nivel testicular e hipofisario.
Semana
1
2
3
4
5
6
7
8
Mg.
100
150
200
250
300
350
400
500
 
Pirámide decreciente. Consiste en comenzar con una dosis elevada y disminuirla progresivamente a lo largo del ciclo. Se pretende lograr un efecto máximo al principio y luego, al ir disminuyendo la dosis, permitir una progresiva reactivación de los sistemas propios de producción de testosterona, con lo cual al finalizar el ciclo no es necesario seguir una terapia activadora.
Semana
1
2
3
4
5
6
7
8
Mg.
500
400
300
250
200
150
100
50
 
Pirámide creciente-decreciente. Consiste en comenzar con una dosis pequeña y aumentar progresivamente la cantidad, hasta un pico máximo para luego comenzar una fase de descenso. Esta forma de ciclar resume la estrategia de las dos formas anteriores de pirámide.
Semana
1
2
3
4
5
6
7
8
Mg.
100
200
350
500
350
200
100
50
 
 
 Sostenido. Es el más indicado para los que se inician, desconocen el efecto que puede causar en su organismo la toma de anabolizantes y no desean tomar cantidades elevadas. Consiste en mantener durante un período de seis a ocho semanas el mismo principio activo para poder evaluar sus propiedades. Al tratarse de un ciclo suave, no es necesario efectuar una terapia hormonal al finalizar la toma.
Semana
1
2
3
4
5
6
Mg.
250
250
250
250
250
250
 
Escalado. Consiste en combinar varios anabolizantes durante unas ocho o doce semanas no prolongando la toma del mismo anabolizante más de tres semanas. Pueden usarse tres o cuatro principios activos diferentes y mantener constante la cantidad consumida durante cada período de tres semanas. También puede hacerse de forma sostenida, o en pirámide.
Semana
1
2
3
4
5
6
7
8
9
Mg.
100
100
100
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
250
250
250
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
500
500
500
 
Semana
1
2
3
4
5
6
7
8
9
Mg.
100
200
300
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
400
500
400
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
300
200
100
 
Como veis, las combinaciones pueden ser muchas y cada usuario desarrolla, con el tiempo, su propia estrategia. Lo único cierto es que nadie sabe cual es la mejor forma de utilizar los anabolizantes para optimizar su uso, sino más bien, se han descartado las peores. Si estáis pensando en probar los anabolizantes os recomiendo que primero os informéis en profundidad y analicéis detenidamente los pros y los contras. Y recordad que no estaréis preparados de verdad hasta que no asumáis el hecho de que si dejáis de tomarlos perderéis casi todo lo ganado con ellos. Alguien me preguntó en una ocasión cuando era el mejor momento para empezar a tomar anabolizantes. Yo le contesté que el mejor momento era cuando estuviera preparado para dejarlos.
 
 


 
 
  Hoy habia 3 visitantes (27 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=